INICIO / Naturaleza / La Sierra Nevada de Santa Marta ofrece caminos exóticos | Turismo en Colombia

La Sierra Nevada de Santa Marta ofrece caminos exóticos | Turismo en Colombia

23,3 kilómetros hay desde la Vereda El Mamey hasta Ciudad Perdida. Para llegar allí hay que caminar tres o cuatro días.

La Sierra Nevada de Santa Marta fue declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad en 1979. A 23,3 kilómetros hay desde la Vereda El Mamey hasta Ciudad Perdida. Para llegar allí hay que caminar tres o cuatro días.

Hay muchas razones por las cuales la gente busca aventuras; la principal: curiosidad. No conocer un lugar impulsa a viajar largos kilómetros de distancia para disfrutar de la naturaleza en todo su esplendor y vivir una experiencia única que no se vive en las ciudades.

Si la idea es salir de la rutina, sentirse libre, experimentar cosas nuevas, conocer personas y culturas diferentes, este tour es ideal, ya que permite estar conectado con la naturaleza y desconectado del estrés del trabajo.

Se trata de recorrer una parte del Parque Nacional Natural Tayrona y la parte baja de la Sierra Nevada de Santa Marta, ambos administrados por el Ministerio del Medio Ambiente que invita a conocer dos destinos que se impulsan con fuerza en el sector turístico, Quebrada del Sol y Casa de Tabla, de los paisajes más preciosos que tiene Colombia y que permanecen en paz gracias a la des-movilización que desde el año 2000 hizo un grupo de las AUC asentado en la zona.

En 1973 se llevó a cabo el Proyecto Arqueológico de la Sierra, que dio como fruto el hallazgo de Ciudad Perdida.

Sus montañas y praderas, sus ríos, el mar y sus habitantes les brindan a los visitantes una calurosa bienvenida a son de vallenatos. Al llegar a Santa Marta el recorrido continúa unos 57 kilómetros por la carretera que conduce a Riohacha, es decir, una hora y quince minutos más. Luego se llega a Buritaca, un poblado donde el río que lleva su nombre se encuentra con el Mar Caribe. Los pájaros caminan en las orillas de ambas aguas, la salada y la dulce. Se puede pasar caminando, nadando o pagando dos mil pesos para que en una lancha bautizada ‘Eduardoño’ o ‘Eliza’ lo lleven hacia la orilla del mar. El lugar es un contraste entre selva y playa y es perfecto para tomar el sol, nadar y explorar.

“De Buritaca se adentra hacia la Sierra para llegar a Quebrada del Sol a 12 kilómetros, y a Casa de Tabla a 17 kilómetros. El tour se puede realizar a pie y dura unas cuatro horas. En camioneta, hora y media más o menos”.

Ciudad Perdida está dentro del parque y es testimonio de la cultura Tayrona. Al Alojamiento de Adán se llega después de 7 horas de caminata.

Las comunidades campesinas crearon y trabajan de la mano desde el 2012 en dicha agencia con el fin de conservar y contribuir en el desarrollo turístico y social de la Sierra Nevada de Santa Marta y así conservar no solo los hábitats sino también las culturas indígenas que viven allí.

En Quebrada del Sol viven 15 familias de campesinos que comparten esta vereda con los indígenas Arhuacos y Koguis. Tienen un colegio y un internado. En casa de Tabla conviven cerca de 35 familias de campesinos quienes ven en el turismo una oportunidad de trabajo porque la ganadería es su único sustento, “pero no da para sobrevivir” así lo dijo Faber Portilla, presidente de la vereda Casa de Tabla.

Al llegar a Quebrada del Sol se debe atravesar el río Don Diego para llegar a un lugar silencioso y tranquilo, donde viven los indígenas Arhuacos. Después que Francisco Villafañe, el Mamo (cacique) autorice para entrar, se obtiene un honor que muy pocas personas han vivido. “La sabiduría de la naturaleza y la indígena son la mayor razón por la que volvemos cada año a visitarlos”, cuenta William Haggard, un turista inglés enamorado de la Sierra, quien, como muchos extranjeros, prefiere este tour a otros porque descansa del estrés de la ciudad mientras conoce otra cultura.

Alojamientos en el Lago Calima, Darién Colombia

Le Puede Interesar:

El refugio de Danta de Montaña | Parque Nacional Natural Las Hermosas

Los tapires o dantas son especies sobrevivientes de un antiguo grupo de perisodáctilos cuyos orígenes se remontan al Eoceno (hace cerca 50 millones de años) en Norte América...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: